Problemas del consentimiento en el uso de nuestros datos por Facebook

Extracto del artículo de @MICHAELMCSAEZ en elconfidencial.com

Menuda semanita me está dando Europa”. Esta frase perfectamente podía haber salido de la boca de Mark Zuckerberg en las últimas horas. La primera cucharadita de ricino llegó el lunes desde Alemania. El organismo del país teutón encargado de velar por la competencia hacía pública parte de una investigación en la que acusa a Facebook de abuso de poder y critica abiertamente la forma en la que obtiene datos personales en sitios de terceros. Sin tiempo para digerir este amargo trago, segunda ronda. El martes las autoridades francesas amenazaron con cuantiosas multas si la compañía seguía tomando datos de WhatsApp sin consentimiento de su comunidad.

“A mi todo este lío con Alemania me recuerda al debate de que Facebook recolectaba datos de WhatsApp. Es lo mismo pero con webs”, aclara el experto en derecho digital, Borja Adsuara. 

Según la Comisión Europea, la empresa aseguró en 2014 que “no tenía capacidad de desviar los datos de los usuarios de una plataforma a otra”. En agosto de 2016 cambió las condiciones de uso, abriendo la puerta a cruzar información de una cuenta a otra. Algo que fue castigado con 110 millones de euros de multa, al considerar que ocultó información. “Aquel consentimiento se hizo de forma tácita: si no decías nada, daban por supuesto que lo aceptabas. Y si no, no accedías al servicio”, afirma Adsuara.

El problema, explica Adsuara, es cuando los datos se “comparten de manera identificativa”, es decir, asociado a parámetros concretos que permiten identificar a uno y otro usuario. Este experto recuerda que el nuevo Reglamento de Protección de Datos que entrará en vigor en 2018 complicará estos movimientos. “No valdrá con un consentimiento genérico ni tácito. Los usuarios tendrán que aceptar cada uso que se le va a dar a sus datos”, añade. “Hay un problema clave: muchas veces no entendemos las condiciones de uso ni cuando las leemos. Y eso es fundamental”.

"El problema es que se ha multado a posteriori, en vez de vigilar los términos y condiciones de uso a priori", resume Adsuara. "No puede ser que Facebook y otras redes 'pasen por el aro' cuando las imposiciones vienen de un gobierno como el de Pekín y a los gobiernos y legislaciones europeas no les haga ni caso".

Comentarios

Entradas populares