Sobre los grupos de whatsapp de las AAPP, colegios y empresas

Extracto del artículo de @MICHAELMCSAEZ publicado en elconfidencial.com

Dos infracciones

Por un lado, el Ayuntamiento [de Boecillo] incurrió en una vulneración del artículo 4 de la Ley Orgánica de Protección de Datos al utilizar datos personales -en este caso el número de teléfono- para otros fines para los que fueron recabados. Y según se extrae de la resolución, el Ayuntamiento no presentó la documentación necesaria para demostrar que tenía el consentimiento.
El otro es una infracción en la custodia de los datos personales, que supondría una infracción del artículo 10 del reglamento . "Al incluirlo en un grupo de WhatsApp el número quedó expuesto a otros usuarios. 
Es como si te suscribes a una lista de correo o una newsletter y tu dirección aparece en copia visible y no oculta", explica el experto en derecho digital, Borja Adsuara, quien recuerda que para las autoridades de Boecillo esto no supondrá más que un apercibimiento.
"A las instituciones públicas en España no se les puede multar por esto. Sólo amonestar pidiendo que rectifiquen. En el caso de particulares y empresas, las sanciones pueden llegar a 600.000 euros". 

Consentimiento expreso y específico

"Si es un grupo abierto por los padres, no hay problema, es algo privado o doméstico. Si lo abre el colegio como institución necesita tener el permiso expreso y específico para meterme en ese grupo. Si no, se puede denunciar". 
Ocurre lo mismo, cuenta Adsuara, con cuentas de correo que se crean, por ejemplo, para dar acceso a plataformas educativas en los diferentes centros. "Si me van a crear una dirección de email con mis datos para algo así, también tienen que hacerlo".

Protección de Datos y Transparencia

Más allá del asunto del apercibimiento, Borja Adsuara cree que el caso de Boecillo invita a reflexionar sobre la gestión de información privada y transparencia. "Se ve claramente que la concejala quería hacer un ejercicio de transparencia y comunicación directa con los vecinos, aunque erró en las formas", reflexiona. "Hace falta más formación en materia de protección de datos en las administraciones españolas y en otros niveles"
"Esto tiene que tratarse conjuntamente con los asuntos de transparencia. Hay gente que quiere ser transparente y abre información sensible de manera errónea", concluye Adsuara. ¿El remedio para evitar casos similares? Ceñirse a la norma. "Y tener sentido común".
Foto: Reuters.

Comentarios

Entradas populares