El Delegado de Protección de Datos: El experto que todas las empresas quieren (y cómo serlo)

Extracto del artículo de Ramiro Varea publicado en elpais.com

En opinión de Borja Adsuara, abogado especializado en Derecho Digital, el Delegado de Protección de Datos necesita “tres cualidades esenciales”. Por un lado, debe tener un “conocimiento del negocio” ya que si no lo controla, “puede llegar incluso a bloquearlo”, advierte este experto. Además, el DPD debe ejercer un papel de “mediador” entre clientes y empresa o entre la Administración Pública y administrados. “Ha de ser una especie de relaciones públicas que proponga soluciones entre las dos partes”, explica. Y, por supuesto, “debe saber o conocer el funcionamiento de la tecnología y sus fundamentos”. La práctica totalidad de los tratamientos de datos es digital, por lo que es necesario entender aspectos técnicos de cuestiones como el big data o los algoritmos.

La ley establece que la presencia del DPD es obligatoria en las Administraciones Públicas (excepto tribunales), y en cualquier empresa y entidad privada que trate con datos de carácter personal (empleados, clientes, proveedores…), con independencia de su tamaño o del volumen de datos que maneje. “Y aunque no están obligados a tenerlo, también es conveniente que cuenten con un ‘DPD sectorial’ las empresas (por norma general, pymes) y otras entidades cuya actividad principal no consista en el tratamiento masivo de datos personales”, sostiene Adsuara.

El experto que todas las empresas quieren (y cómo serlo)

Comentarios

Entradas populares